...
Autor:
Cód.
Páginas:
Reseña

Cuentos_sin_fronteras_72dpi

Una docena de nuevos títulos llega a librerías, como Cuentos sin fronteras y Cuando las niñas vuelan alto. Los libros narran historias en torno a los miedos, la tolerancia y la amistad.
Son tres amigas, Adriana, Jimena y Martina, quienes tienen grandes sueños. Una quiere ser violinista cuando crezca, la otra desea ser piloto de grandes aviones y la tercera una escritora de reconocidas historias. Pero resulta que la banda de “Don Noloconseguirás” les ha llenado los bolsillos de piedras.

Así comienza la aventura de las tres amigas decididas a luchar por sus sueños, que protagonizan Cuando las niñas vuelan alto, de la autora española Raquel Díaz, libro recién editado por Lumen.

El ejemplar es parte de una serie de novedades de literatura infantil que llega a librerías, a pocos días del inicio de las vacaciones de invierno. Los nuevos títulos, además de entretener, cumplen más propósitos en sus páginas. Sus historias también están en sintonía con los tiempos actuales. Libros que tratan los temores de los más pequeños, que hablan de padres separados, de migración, de identidad y de discapacidad.

Aventuras extrañas
“Hola soy Cuco. ¿Has escuchado sobre mí? Soy alguien famoso y casi todo el mundo me conoce”, así se presenta el personaje del libro Andate Cuco, de la sicóloga chilena María Isabel García y el ilustrador Pablo Véliz (Recrea Libros). “¿Sabías que cada persona tiene su propio Cuco? Tú también tienes uno, debe ser algún primo mío”, dice el título que reflexiona sobre los miedos en la infancia.

En mayor o menor grado, el miedo se cuela en la mente de los pequeños, ya sea a la oscuridad, a un extraño o a un lugar determinado. Pero los protagonistas de El Sr. Cuco y Puro Pelo, creado por el argentino Juan Chavetta, son muy amigables. Es más, desean que las personas que se acerquen a ellos sepan que es posible incluso llegar a acariciar el pelo del Sr. Cuco.

¿Es posible superar todos los problemas? Quizá no, pero poco a poco se pueden enfrentar. Por lo menos es lo que intenta el niño que protagoniza Yo voy, del ilustrador uruguayo Juan Manuel Díaz.

El pequeño realiza una travesía por agua, cielo y tierra. Luego de despedirse de sus padres toma su embarcación, cruza océanos y conoce a una serie de personajes antes de llegar a una isla.

A Adela le hubiese gustado ese recorrido por el mar, pero está entrampada buscando sus calcetines extraviados. Ella es muy ordenada, pero no hay caso, busca incluso hasta en el baño. Adela y los calcetines desaparecidos habla en sus coloridas páginas, ilustradas por la dibujante nacional Bernardita Ojeda, de la discapacidad visual.

La situación de padres separados es la historia que desarrolla Un reino partido por la mitad, de la brasileña Rosa Amanda Strausz. Mientras que la diversidad en la formación es lo que expone De familia en familia, de José Nesis y Paula Szuster, quienes convocaron a 15 ilustradores para reflexionar sobre el significado de la tolerancia y la convivencia.

El amor entre padre e hijo está presente en Sábados, relato escrito por María José Ferrada. Miguel es un niño que espera todas las semanas a su padre músico para acompañarlo, cada sábado, a tocar guitarra y pandero por diferentes sectores de Valparaíso.

Cambios culturales, fronteras y separaciones forzadas, la migración es también un tema para los creadores de historias infantiles. La cruda realidad de la guerra en Siria cruza las páginas de Para siempre, Noura, de la autora nacional Francisca Cortés, volumen ilustrado por Paulina Silva. El niño que narra el cuento es amigo de Noura. Son vecinos y cada día caminan juntos a la escuela, ubicada en una zona bombardeada y dominada por la violencia.

Cuatro historias protagonizadas por niñas y niños latinoamericanos, que por diferentes motivos deben cambiar de país, conforman el libro Cuentos sin fronteras. La antología la integran Ana María Güiraldes, J.L. Flores, Mari Ferrer y Esteban Cabezas.

Los clásicos
En temas de identidad local hay historias como las de Paloma Ururi, de Marcelo Escobar. Paloma es una niña que recorre el norte y sur de Chile buscando una flor con virtudes medicinales para ayudar a su abuelo enfermo. En un territorio más acotado, pero lleno de episodios atractivos, es la aventura que vive la protagonista de Javiera descubre Wallmapu. El libro nació cuando su autora, Nadia Vásquez, quiso transmitirle la cultura mapuche a su hija de cinco años. Obra que se puede complementar con Mi primer diccionario de Mapudungun, de Nieves Garmendia e ilustraciones de Alejandra Oviedo.

Para los curiosos que desean saber, por ejemplo, ¿cómo se forma la nieve?, está Ciencia para pasar el invierno creado por los argentinos Valeria Edelsztein y Javier Reboursin. El mundo de los insectos, que para muchos produce gran atractivo, se narra con bellas imágenes en Insectopedia, de Daniel Aguilera-Olivares e ilustrado por Itza Maturana. También se edita Vuelo de pájaros americanos, de Juan José Donoso, con dibujos de Raquel Echenique.

Sin embargo, si prefiere regresar a los clásicos, la editorial Una Luna acaba de imprimir nuevas versiones de El soldadito de plomo, de Hans Christian Andersen; La flauta mágica, de Emanuel Schikaneder; El Cascanueces, de An Leysen y El lago de los cisnes, de Piotr Ilich Chaikovski.

Fuente: La Tercera

Autor: Javier García